Teorías de la motivación

He de reconocer que la entrada de hoy es larga, pero creo que merece mucho la pena. ¿En cuál de las teorías estás tu?

El estudio de la motivación, tanto en el ámbito de la actividad física y del deporte, ha sido una búsqueda de la teoría “correcta” que pudiese explicar el rango de conductas de ejecución de los sujetos, de procesar las diferentes situaciones y actuar sobre ellas.

Algunos afirman que la motivación del deportista depende de los estímulos ambientales mientras que otros defienden que el deportista es un sujeto capaz de ejercer control sobre su motivación, ya que éste es un sujeto activo en la construcción de su conocimiento y por lo tanto tiene la capacidad de procesar las diferentes situaciones y actuar sobres ellas. Esto permite que el individuo ejerza un mayor control sobre su motivación.

Y otros dos planteamientos generales sobre la motivación son: la perspectiva humanista y el aprendizaje social:

La corriente humanista enfatiza con las fuentes intrínsecas de la motivación, como las necesidades que la persona tiene de autorrealización, la tendencia de actualización o la necesidad de autodeterminación. Desde esta perspectiva, motivar a los deportistas implica fomentar sus recursos internos, su sentido de competencia, de autoestima, de autonomía y de autorrealización; en resumen, este planteamiento parte de la creencia de que la persona está motivada de modo continuo por la necesidad innata de explotar su potencial.

El aprendizaje social para la motivación comprende, asimismo, una serie de teorías entre las que se encuentra la teoría social-congnitiva de Bandura. Este planteamiento considera la motivación como el producto de dos fuerzas: las expectativa del individuo de alcanzar una meta y el valor que le otorga a ésta.

En el ámbito investigador de la actividad física y del deporte, tenemos los cuatro enfoques teóricos más empleados.


Teoría de la motivación de logro.

“El deportista con unas características personales tenderá a buscar el éxito o a evitar el fracaso”

En esta teoría se otorga al deporte un carácter de logro, es decir se define como un contexto en el que los sujetos participantes intentan superarse. La motivación de logro depende de factores personales (motivo de conseguir éxito o evitar el fracaso) y situaciones que interactúan y explican la motivación. De esta forma el deportista con unas características personales tenderá a buscar el éxito o a evitar el fracaso, dependiendo, fundamentalmente, de la probabilidad con que perciba el éxito/fracaso en el entrenamiento  o la competición, así como del valor que le otorgue a esa actividad (tanto si consigue el éxito como si fracasa).
En la teoría de la motivación de logro existen unos antecedentes que determinan la motivación y que, como consecuencia hacen que el deportista se comporte de una forma u otra. Éstos antecedentes son alcanzar el éxito (capacidad de sentir orgullo o satisfacción en la realización) o evitar el fracaso (capacidad de sentir vergüenza o humillación como consecuencia del fracaso). La teoría ha demostrado que los deportistas de alto nivel se concentran más en el orgullo, eligiendo situaciones de riesgo y buscando el desafío, mientras que deportistas de niveles inferiores, se centran en el miedo al fracaso, tratando de evitar situaciones que conlleven riesgo. Por este motivo, la teoría tiene una gran aplicabilidad al ámbito de la competición, por lo que los entrenadores y las demás personas relacionadas con el deporte, deben observar que tipo de motivación presentan sus deportistas, procurando fomentar aquella dirigida al éxito y a la superación de las dificultades.

Teoría de la motivación Intrínseca y Extrínseca.

“El deportista tiene la necesidad de sentirse competente en la actividad que realiza, por lo que se predice que cuando no existe esta percepción, la motivación intrínseca disminuye y es más probable que se produzca la desmotivación.”

Se basa en la de la evaluación cognitiva, que trata de estudiar los efectos que tienen las actividades que realiza el sujeto en la motivación intrínseca, motivación extrínseca y en la desmotivación. Según los autores de esta teoría el deportista tiene la necesidad de sentirse competente en la actividad que realiza, por lo que se predice que cuando no existe esta percepción, la motivación intrínseca disminuye y es más probable que se produzca la desmotivación. En los últimos años se ha desarrollado el modelo jerárquico de la motivación intrínseca y extrínseca, que hace referencia a la existencia de tres niveles de generalidad (global, contextual y situacional):
Nivel global (personalidad-rasgo); se relaciona con los rasgos de personalidad de cada individuo, por lo que explica que unos deportistas tengan una motivación interna, otros externa y otros carezcan de motivación.

Nivel contextual (vida cotidiana); hace referencia a la orientación motivacional que tiene el deportista en los diferentes contextos en los que se realiza su actividad cotidiana (por ejemplo: deportivo, familiar, escolar, etc.).

Nivel situacional (estado); el deportista tiene un tipo u otro de motivación dependiendo de la situación en la que se encuentre (por ejemplo: en un entrenamiento de gimnasio o en el campo de juego, en un entrenamiento grupal o individual, etc.)


Teoría de la atribución (aproximación cognitiva)
Esta teoría estudia las atribuciones que hace el individuo y permite entender el grado de motivación con el  que se enfrentará a las diferentes actividades. Según esta propuesta, las explicaciones que dan los deportistas a los resultados de sus actuaciones (de éxito o fracaso) suelen ser cuatro.: habilidad o capacidad, esfuerzo, dificultad de la tarea y suerte. Fonseca y Paula Brito (2001) hacen referencia a que esta teoría establece que las atribuciones se producen por cuatro causas internas y externas, y que no es hasta años más tarde cuando se añaden otras dimensiones que influyen en la atribución de éxito o fracaso: estabilidad /inestabilidad y controlables/incontrolables.

En esta teoría se le otorga al deportista un papel activo en el proceso atribucional. Según  atribuya el resultado de su actuación a una u otra causa, sus expectativas de éxito o fracaso se verán afectadas, así como el esfuerzo que necesitará para la ejecución. Por lo tanto, si un deportista que obtiene un resultado positivo atribuye el éxito a factores internos, aumenta su motivación, produciendo un efecto inverso a si el resultado hubiese sido negativo. Igualmente cuando el resultado positivo se atribuye a factores estables, como puede ser la habilidad del deportista, se asocia con el éxito en futuras actuaciones (lo contrario sucedería en el caso de que se atribuyera el éxito a factores no estables, como la suerte). Pero una de las limitaciones de esta teoría es, que lo que para algunos deportistas es algo inestable e incontrolable <ej. El azar> para otros es algo estable e incontrolable, por ello lo que debe de primar es la percepción del deportista sobre la clasificación dentro de un estilo atribucional u otro.
En el ámbito de la actividad física y del deporte, los deportistas cuando finalizan una competición o, incluso después de los entrenamientos, suelen buscar los motivos por los que se ha producido un determinado resultado, atribuyendo el éxito o el fracaso a unos factores y otros. El psicólogo del deporte deberá ayudar a que este “análisis” lo hagan de forma adecuada, es decir, que el deportista realice una valoración realista de lo que ha acontecido. Educar en las atribuciones será otra de las funciones de entrenadores y psicólogos del deporte.

Teoría Social Cognitiva
Se basa en las expectativas y valores que los individuos adjudican a diferentes metas y actividades de ejecución. Existen una serie de mini teorías que se han utilizado en el deporte para explicar la motivación.

Teoría de la autoeficacia: Las expectativas que tiene un deportista pueden ser de autoeficacia y de resultado. La autoeficacia es la capacidad percibida para ejecutar con éxito una determinada acción. Mientras que el resultado es la probabilidad percibida de que un comportamiento producirá un resultado específico. En el deporte de competición es frecuente observar cierta fragilidad  de autoeficacia percibidas en los deportistas, ya que al propio deportista le resulta complicado valorar de forma realista cómo será su ejecución/actuación en la competición. Por este motivo tanto el psicólogo como los entrenadores debe desarrollar esta habilidad en los deportistas. Los deportistas con mayor autoeficacia percibida tiene mayor resistencia al fracaso, emplean mayor fuerza para conseguir sus objetivos.. en definitiva, controlan mejor su motivación.

“Los deportistas con mayor autoeficacia percibida tiene mayor resistencia al fracaso, emplean mayor fuerza para conseguir sus objetivos.. en definitiva, controlan mejor su motivación.”



Teoría de la competencia percibida: se basa en que los deportistas se motivan por la necesidad de ser eficaces en su entorno “sensación de competencia”.  Es importante tener en cuenta que la percepción de competencia suele variar con la edad: por ejemplo, los jóvenes tienen una dependencia mayor que los adultos a lo que le digan los significativos (entrenador, padres y otros compañeros) por lo que la sensación de competencia estará determinada, en gran medida por ellos.

“Se basa en que los deportistas se motivan por la necesidad de ser eficaces en su entorno”

Teoría de la perspectiva de metas: se basa en la existencia de dos objetivos de logro que reflejan el criterio por el que los sujetos juzgan su competencia y por el que, subjetivamente, definen el éxito o el fracaso en ese contexto de logro (el deporte). Metas de maestría también denominada como tarea y las metas de competitividad llamadas de ego. Esto tipos de motivación, cuando la meta es de maestría (tarea), los sujetos juzgan su nivel de capacidad basándose en un proceso de comparación con ellos mismos, mientras que cuando la meta es de competitividad (ego), los sujetos juzgan su nivel de capacidad, si son o no competentes, comparándose con los demás.

“Los sujetos juzgan su nivel de capacidad basándose en un proceso de comparación con ellos mismos, mientras que cuando la meta es de competitividad (ego), los sujetos juzgan su nivel de capacidad, si son o no competentes, comparándose con los demás.”

En el ámbito del deporte los sujetos orientados a la “tarea” lo perciben como una actividad que fortalece la capacidad de cooperación y la responsabilidad social, que incrementa el interés por el aprendizaje y  por ser mejores ciudadanos, por cumplir  las reglas, por esforzarse al máximo, y por mejorar la salud y las habilidades propias del deporte. Por su parte, los sujetos orientados hacia el “ego”, perciben la actividad como un sistema de enseñanza para la vida en sociedad, una ayuda para adquirir mayor reconocimiento y estatus social, aumentar la popularidad y conseguir riqueza económica.

Un nuevo modelo motivacional: Teoría de la Asociación Cognitiva
El modelo teórico se basa en que el individuo (deportista) ante cualquier situación realiza una serie de asociaciones cognitivas, que depende de varios factores (individuales, sociales, culturales o ambientales), que hace que una situación se perciba como positiva o negativa (cuando es conocida), o neutra (cuando es nueva). Aquellas situaciones en las que tiene más peso los aspectos positivos serán más motivantes para el individuo, aquéllas donde tengan más peso los aspectos negativos le resultarán menos motivantes. Y cuando una determinada situación apenas tiene aspectos positivos o negativos (irrelevante) se considerará neutra y el sujeto no estará ni motivado ni desmotivado para realizarla.

Como se puede apreciar, el sujeto desempeña un papel fundamental en esta teoría. Por ello, se plantea la elaboración de una Escala de Motivación Personal (EMP), con la que el sujeto pueda evaluar las distintas situaciones e informa si las percibe como positivas, negativas o neutras.

La puntuación en la (EMP) con una puntuación numérica de 0 a 10 puntos y se obtiene a partir de una serie de factores (individuales, sociales, culturales y ambientales). Entre los factores individuales, las experiencias previas y el reto que supone la actividad. La influencia de los factores sociales sería por ejemplo: que un amigo le informe que él ya ha realizado la actividad y es muy divertida. Igualmente los factores culturales y ambientales pueden tener un valor relevante en las decisiones del deportista, por ejemplo ambientales, que los amigos se reúnan par realizar una actividad deportiva implique tomar algo posteriormente. La cultura en la que vive puede convertir una actividad en positiva o negativa, por ejemplo el fútbol puede ser una actividad motivante en algunas culturas.

Un ejemplo de la variabilidad de la motivación en diferentes sujetos. Situación Jugar al golf en la playa:
SUJETO 1
Le atrae mucho jugar, aunque nunca ha practicado esa actividad. Considera que tiene habilidad y que puede hacerlo bien. Ha comprado dos palos de golf y organizado el juego (buscar el lugar, compañeros, etc.) En la (EMP) evalúa la actividad como muy motivante (10puntos).
SUJETO 2
También le atrae el juego, aunque nunca lo ha practicado. En la (EMP) la actividad le resulta como motivante, pero hay otras que en este momento lo son más, por las que no cambiaría el tiempo que dedica a ellas. Puntúa como 7 la actividad de golf, pero afirma que le apetece mucho que llegue el momento de jugar.
SUJETO 3
No le apetece jugar, pero como sus dos amigos van a ir y le han insistido en que se lo pasará muy bien, aprovecha para acudir y pasar un rato agradable con ellos en un contexto relajante (la playa). En la (EMP) jugar al golf apenas significa nada (es neutra y la puntúa como un 4), pero le da importancia a acudir con sus amigos (puntúa con un 9) y a un lugar que le resulta agradable (puntúa con 7).

 

NOTA: Agradecimientos al señor B.F, que me recomendó el libro del cual saco la información: Psicología actividad física deporte-Joaquín Dosil

601493_10151333113510079_194522814_n

Anuncios

2 pensamientos en “Teorías de la motivación

  1. I think this is among the most significant information for me. And i’m glad reading your article. But should remark on few general things, The web site style is perfect, the articles is really great : D. Good job, cheers

    • Thank you! Sorry for answering so late. I didn’t notice that comment. Thank you for your comment too. If you think that anything could be better said, just let me know. I would like to write the tags in English, but at the moment I’m not that confident. We’ll see

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s