Motivos para comenzar la práctica y mantenerse en actividades físico / deportivas

Los entrenadores / profesores y / o el psicólogo del deporte deberán procurar unas condiciones ambientales y sociales propicias para que no se produzcan “altibajos” motivacionales


La respuesta al porqué se realiza actividad y se mantiene en ella se encuentra en los motivos.

Los motivos que llevan a la inicio de la práctica de un deporte o de una actividad física son variopintos. Para que una persona comience a practicar actividad física o un deporte y se mantenga, hace falta que ésta tenga algún atractivo o la virtualidad de satisfacer alguna de sus necesidades.

El mantenerse activo en un deporte o actividad física suele guardar relación directa con la orientación de la misma. El deporte dirigido hacia la competición está inmerso en un círculo de reforzadores estrechamente vinculados con la motivación extrínseca del practicante, lo que suele tener mucha importancia en el mantenimiento o abandono.

La motivación en los entrenamientos
Estar motivado es la mejor garantía de que el deportista haga todo lo posible por conseguir el objetivo planteado.

 

541398_499562290090298_155745772_n

Los entrenadores y los profesores de Educación Física hacen mención continua a la motivación. Entre sus objetivos prioritarios para los entrenamientos y clases está el lograr que los deportistas / alumnos estén motivados, así como prevenir o tratar los posibles déficits de motivación.

Los entrenadores / profesores y / o el psicólogo del deporte deberán procurar unas condiciones ambientales y sociales propicias para que no se produzcan “altibajos” motivacionales, donde la propia actividad adquiera un carácter de estabilidad, resultando agradable y motivante para los practicantes.

El ambiente que provocan los entrenadores, padres y compañeros de entrenamiento es fundamental para la motivación de los niños en los primeros años de vida deportiva.

motivacion

Generalmente, cuando el deportista comienza en una actividad físico-deportiva son claves las recompensas externas (motivación extrínseca). A medida que se siente más cómodo en la especialidad, adquiere habilidades básicas y logra los primeros éxitos deportivos, la motivación intrínseca parece ganar en importancia, siendo el factor determinante para que el deportista se mantenga en la actividad. Este planteamiento permite entender el valor de los refuerzos y recompensas externas como medio para potenciar y mejorar la motivación interna del deportista. Algunas estrategias que se pueden utilizar para conseguir este objetivo:

  • Planificar sesiones de entrenamiento / clases variadas y entretenidas.
  • Recompensar el esfuerzo y el desarrollo en la ejecución deportiva, más que le resultado.
  • Recompensar cada logro que se vaya alcanzando, en consonancia al mismo.
  • Utilizar feedback sobre los progresos deportivos.
  • Potenciar el refuerzo, no sólo unidireccional, sino también entre los propios deportistas.
  • Favorecer la aparición de una motivación interna en los deportistas.

 

601493_10151333113510079_194522814_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s