Triptófano, el aminoacido del buen humor

420764_369183099858471_641237685_n

Septiembre suele llegar acompañado de sensaciones de ansiedad, decaimiento, irritabilidad, cambios de humor… No, no es que se trate de un mes maldito, pero todo lo que trae consigo –vuelta al cole, al trabajo, a la rutina, al agobio, a los días más cortos, a los primeros fríos– nos hace más vulnerables al abatimiento.

Con esa manía que tenemos de darle un nombre pomposo a cuanto nos sucede, en los últimos años hemos empezado a hablar del síndrome o trastorno de estrés postvacacional; posiblemente sea exagerado hablar en estos términos de lo que supone el fin del verano, pero para muchos de nosotros se trata, sin duda, de un momento de bajón.

Y podemos resignarnos e ir readaptándonos con mayor o menor entereza, o echarle un cable a nuestro organismo a través de nuestra alimentación¿Cómo? Regulando nuestros niveles de triptófano.

Pero seguramente tendremos que empezar por aclarar qué es esta sustancia. Tal y como nos explican el doctor Baltasar Ruiz-Roso y la psicóloga Marisa Bosqued, autores del libro ‘Triptófano, el secreto para volver a ser tú’ (Ed. Amat), detrás este nombre se esconde “uno de los 20 aminoácidos necesarios para formar todas y cada una de las proteínas de los seres vivos, y uno de los 10 llamados aminoácidos esenciales. Ser “esencial” significa que no se puede fabricar en nuestro propio cuerpo, sino que debe ser necesariamente incorporado a nuestro organismo a través de la dieta. Por ello, su ingesta insuficiente o su acelerado metabolismo producen una rápida reducción de sus niveles, con consecuencias muy negativas para la salud”.

482152_305311036261293_1551918556_n

El gran potenciador

Así pues, el triptófano es un aminoácido esencial y debemos buscarlo en nuestra nevera. Ahora bien, ¿qué tiene esto que ver con el estado de ánimo? Pues lo interesante de este aminoácido, nos explica el doctor José Miguel Gaona, psiquiatra y autor de ‘Endorfinas, la hormona de la felicidad’ (Ed. La Esfera de los Libros), es que, a partir de él, “nuestro organismo sintetiza la serotonina, y ya sabemos que esta hormona es uno de los principales neurotransmisores implicados en la regulación de nuestro estado de ánimo”.

Con él coinciden Ruiz-Roso y Bosqued, que añaden que “no obtener niveles necesarios de triptófano conlleva una disminución de la serotonina. Y está comprobado que los pacientes con bajos niveles de esta hormona tienen recaídas en la depresión más frecuentes que los que tienen unos niveles adecuados. Además, un déficit de este aminoácido puede desembocar en un bajo estado de ánimo, falta de energía y, en general, lo que los expertos denominan síndrome de decaimiento”.

Recapitulemos: todos tenemos en nuestro cuerpo niveles mayores o menores de este aminoácido, pero si estos niveles se encuentran disminuidos –ya sea debido a una dieta baja en alimentos ricos en él o a un momento vital poco alentador–, no tendremos suficiente triptófano para poder sintetizar serotonina; esto, a su vez, se traducirá en que nos encontraremos tristes, proclives a la irritabilidad, insomnes… “Por el contrario –continúa el dr. Gaona–, si abunda en la sangre, tu cerebro podrá fabricar fácilmente serotonina y mejorará tu estado de ánimo”. 

549322_310728209052909_917478217_n

A por las proteínas

Volviendo al síndrome postvacacional, este experto corrobora que “durante el año, hay momentos en los que podemos necesitar un extra de triptófano. Uno de ellos es el regreso de las vacaciones, ya que en muchos casos genera síntomas como estrés, ansiedad y decaimiento. Además, si descansamos pocas horas, la situación se agrava y seguramente nuestros niveles disminuirán, por lo que es importante recuperarlos”.

Recuperémoslos, pues. En principio, y dado que el triptófano forma parte de las proteínas, la idea es que una dieta con una adecuada cantidad de proteínas deberá bastarnos para lograr lo que necesitamos. Sabemos que este aminoácido es abundante en alimentos como la leche, el queso, los huevos, los cereales integrales, la soja y, en general, las carnes.

“En un mundo ideal, en el que siguiéramos una dieta equilibrada, no deberíamos necesitar ningún suplemento, ya que nuestra alimentación debería bastar –señala el dr. Gaona–. Pero, tanto si no nos alimentamos correctamente como si nos encontramos en un estado de mayor demanda, podría ser interesante tomar un suplemento, que podemos encontrar en la farmacia”.

En este sentido, hay que recordar que estos suplementos de triptófano no son fármacos, sino complementos alimenticios. Y esto nos lleva a señalar que cada día se está valorando más su papel a la hora de corregir, paliar o equilibrar distintos problemas emocionales sin necesidad de recurrir a antidepresivos.

A este respecto, el dr. Gaona señala que “el triptófano y los ISRS –antidepresivos tipo Prozac– actúan de forma completamente distinta, tienen diferentes indicaciones y, de hecho, son sustancias que entre sí están contraindicadas: si se toma una, no se puede tomar la otra, hay que recalcarlo”. A partir de ahí, en su opinión, el triptófano no estaría indicado ni para depresiones diagnosticadas ni para “estados de ánimo bajo, alteraciones del sueño no excesivamente profundas, irritabilidad, estados de importante demanda intelectual, episodios emocionales que puedan desgastarnos… En general, hablamos de irregularidades emocionales no tan intensas como para ir corriendo al psiquiatra a que te mande un antidepresivo”.

Causas externas

El problema es que, en demasiadas ocasiones, se tiende a prescribir un antidepresivo en lugar de un producto natural como este. La causa, asegura el nutricionista Juan Carlos Ruíz Franco, autor de ‘Drogas inteligentes’ (Ed. Paidotribo), es que “el triptófano, al tratarse de un aminoácido, no puede patentarse; por tanto, para las compañías farmacéuticas no resulta interesante”. De ahí que haya muchos menos estudios y ensayos clínicos con él que con psicofármacos.

A su juicio, “si la depresión es de carácter endógeno, está justificado recetar antidepresivos; pero, si se padece un bajón producido por algún factor externo, no resulta apropiado tratar químicamente algo que tiene una causa personal. Si estamos convencidos de que debemos tomar algo para mejorar nuestro tono vital, sería menos agresivo aumentar el material con el que el organismo produce serotonina”. Y este material es el triptófano.

Según explica el dr. Gaona, “algunos médicos estamos teniendo buenos resultados con pacientes que han tomado antidepresivos y muestran una tendencia a la depresión en ciertas épocas del año. Les recetamos triptófano entre unos ciclos y otros, y no suelen necesitar tomar nuevamente psicofármacos o, al menos, se alargan las temporadas en las que están sin ellos”. La explicación no puede ser más lógica: si conseguimos elevar nuestro estado de ánimo, también se reduce la dosis necesaria de antidepresivo.

Siempre con magnesio

No basta con tomar triptófano sin más para recuperar nuestro buen humor, ya que, como nos explican los doctores Ruiz-Roso y Bosqued, “sus efectos dependen en gran parte de otros nutrientes, imprescindibles para que nuestro estado de ánimo mejore gracias a este aminoácido. Uno de ellos es el magnesio”. 

El magnesio interviene en la formación de neurotransmisores. Esto significa que ayuda a la creación de serotonina. Si el cansancio es una constante en nuestra vida diaria, y la sensación de fatiga no desaparece nunca, es posible que suframos un déficit de este mineral, ya que estamos privados de su efecto relajante en nuestros músculos y, por lo tanto, es como si nunca descansaran. Además, el magnesio también actúa sobre el sistema neurológico, favoreciendo la relajación y por consiguiente el sueño.

Si en el trabajo notamos que no podemos concentrarnos en lo que estamos haciendo, revisar nuestra dieta para aumentar su ingesta puede ayudarnos a estar más centrados en nuestra actividad. Y si estamos en un periodo de exámenes, el magnesio nos ayudará tanto a reducir nuestro nivel de estrés como a memorizar lo que estamos estudiando.

¿Problemas con la báscula?

  • Por sí mismo, el triptófano no adelgaza. Ahora bien, al ser un precursor de la serotonina, facilita el seguimiento de una dieta de adelgazamiento. Como explica la doctora y nutricionista Magda Carlas, “la serotonina proporciona más bienestar y disminuye la sensación de ansiedad, y esto nos ayudará a que la dieta sea más efectiva. No significa que la serotonina adelgace, pero sí que hace que nos sintamos mejor con los resultados obtenidos”

47040_204365789728293_1304045591_n

Sin contar ovejas

  • El triptófano no es solo precursor de la serotonina; también lo es de la melatonina, por lo que puede resultar de utilidad para regular el sueño e influir en la ordenación del ciclo diario entre sueño y vigilia. De acuerdo con el dr. José Enrique Campillo, catedrático de Fisiología en la Universidad de Extremadura, es importante incluir en la cena alimentos ricos en él. De ahí el efecto sedante y ligeramente adormecedor de un vaso de leche caliente antes de acostarnos.

522702_308707829254947_1161870147_n

Fuente: http://www.mujerhoy.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s