Estrategias y técnicas motivacionales

Vamos a considerar algunos aspectos que aunque sea de forma muy breve, deberían ser considerados por los entrenadores.

Contraste estimular
Con el contraste de estímulos lo que se pretende es estimular a los deportistas con el fin de que los entrenamientos no sean monótonos y aburridos sino motivadores. Para procurar ese elemento motivador, los entrenadores pueden ofertar situaciones nuevas y atractivas, variando el material que se utiliza, el lugar donde se realizan los entrenamientos y el tipo de ejercicios que se desarrolla.

Respecto al material ofrecido, consistiría en diversificar los aparatos, accesorios o instrumentos necesarios para el entrenamiento, ya sea dentro de una misma sesión de entrenamiento o de una sesión a otra de entrenamiento. Incluso se podrían elaborar, en algunas ocasiones de forma muy sencilla, nuevos instrumentos o accesorios que se pueden utilizar en los entrenamientos.

Otra de las formas de procurar contraste es ofreciendo a los deportistas cambios o variedad en el lugar de entrenamiento, esto puede hacerse cambiando los lugares donde se realice el entrenamiento (el tipo de entrenamiento que se realiza en ciertos períodos del año permite que estos se realicen en los lugares no habituales) o bien dentro de las mismas instalaciones pero modificando la estructura o situación (en los alrededores de la instalación, en otra cancha dentro de la misma instalación, en la misma cancha pero con distinta posición, etc.).

También se puede ofrecer contraste con el tipo de ejercicios en los entrenamientos, en muchas ocasiones se tiende a repetir un mismo ejercicio para desarrollar una habilidad concreta, sin embargo, para desarrollar esa habilidad se podrían realizar múltiples ejercicios que inciden sobre la misma.

Creación de expectativas

Cuando hablamos de crear expectativas, nos estamos refiriendo a generar interés e implicación en los deportistas indicándoles la importancia que tienen los ejercicios que se están desarrollando, ya sea por la utilidad de los mismos como por su finalidad. También se puede generar interés exponiendo modelos que los utilizan o incluso incidiendo en el potencial de él como deportista.

Otra forma de motivar es incidiendo en los valores del propio deportista, ya sea reseñando su valía personal o las posibilidades futuras que tiene.

Proporcionar feedback

Normalmente, el deportista posee información a través de sus sentidos, durante y/o después de su actuación, para así poder adecuar esa actuación y mejorarla.

Sin embargo, muchas veces esa información es percibida de forma inadecuada por el propio deportista ya que se ve distorsionada, por múltiples aspectos del propio sujeto. Por ello es necesario que esa información sea proporcionada por un agente externo, como el entrenador, constituyendo una fuente de retroalimentación (o feedback) muy importante de su actuación.

Numerosas experiencias en psicología han demostrado que el conocimiento de los resultados o de la ejecución motora constituye un importante elemento de progreso en la adquisición de habilidades motoras por parte del deportista. La importancia que tiene el feedback, según diversos autores, representa una cuarta parte del aprendizaje alcanzado por el deportista.
Las razones que justifican el feedback como elemento motivacional y de mejora de la ejecución, es que permiten corregir habilidades mal ejecutadas, ideas erróneas, estimularles a experimentar sentimientos positivos sobre sí mismo, etc. Un deportista insatisfecho con su nivel de ejecución, no sólo puede estar falto de motivación para mejorar, sino que experimentará sentimientos de insatisfacción y deseos de abandonar.

Implicación

La forma más efectiva de motivar es el compromiso sincero y entusiasta con sus jugadores para la consecución de una meta común.

Una de las múltiples formas de implicar a los deportistas en la práctica, es motivándolos verbalmente a través de: conversaciones de estímulo, conversaciones – coloquios y discusiones de equipo y, con diálogos individualizados con cada deportista.

Los entrenadores efectivos tienen una aptitud especial para los dramas y son capaces de captar y estimular al equipo con discursos inspirados. La forma más efectiva de motivar es el compromiso sincero y entusiasta con sus jugadores para la consecución de una meta común.



Refuerzos o ayudas

El refuerzo es todo aquello que aumenta la probabilidad de que tenga lugar un cierto acto o conducta. Los refuerzos positivos siguen la evidencia de una actuación correcta, y son deseados en sí mismo por el sujeto. Naturalmente, esto es lo que se persigue al hacer uso de los premios. Una penalización es un estímulo opuesto que puede seguir a una respuesta con el fin de reducirla o eliminarla.  Si bien las penalizaciones o sanciones pueden ser eficaces, también pueden ser una fuente de frustraciones y amarguras, pues representan una recepción negativa en su relación con los demás. Las ayudas positivas son preferibles en la mayor parte de los casos, pero no en todos.

Las ayudas externas influyen en las actitudes personales y sirven para trazar normas. Una vez adquieren la suficiente magnitud, los recursos personales pueden actuar sin necesidad de ayudas externas.

Premios

Los sistemas de premios, eventos que provienen de fuentes exteriores a la persona, pueden ser eficaces al inducir a los que tienen poco interés a participar en una actividad o a destacar en ella. Pueden ayudar a atraer personas hacia alguna actividad o estimularlas a practicarla.

Los premios o sanciones aplicados después de una acción informan al interesado de lo que debería o no debería haber hecho en una determinada situación. Pueden modelar comportamientos si se administran adecuadamente.

Clima positivo y distensión

Un elemento motivacional importante es la existencia de un clima agradable y ameno en las sesiones de entrenamiento. En las sesiones de entrenamiento siempre debería predominar un clima positivo. En los entrenamientos deportivos con jóvenes uno de los objetivos perseguidos sería, fundamentalmente, que el joven desee seguir practicando deporte. Este deseo o la actitud positiva hacia la práctica deportiva sólo se mantendrá y desarrollará cuando el deportista tenga éxito y cuando dicha práctica se realice de forma agradable y divertida, en un clima de apoyo y aliento, por parte del entrenador.

563315_307239772735086_1315882088_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s