Aprende a voltear

18

 

Para desarrollar una vida deportiva larga es necesario pasar por los aprendizajes que aseguren un buen desarrollo de la inteligencia motriz. Como triatletas, no debemos cerrarnos nunca a los aprendizajes de volteos o virajes. En natación son fundamentales para desarrollar nuestra inteligencia motriz y, en concreto, la orientación espacial. Un gran problema con el que se encuentra el triatleta que ha tenido muy pocas  vivencias en el agua (o que nunca ha jugado en el agua) es que no sabe cómo se mueve su cuerpo en conjunto y cada extremidad por  separado en ese medio “tan hostil”.

Ganaremos muchos segundos al crono, no sólo en piscina sino también en aguas abiertas cuando necesitemos “recursos” y “destrezas” para salir airosos en las salidas y giros en boyas sin hacer metros de más.

¿En qué consiste el volteo?

En la teoría son dos giros: uno sobre el eje transversal del cuerpo, para llevar las piernas a la pared sin necesidad de apoyarnos con las manos, y otro giro en el eje longitudinal, que se hace durante el impulso y deslizamiento para no salir boca arriba.

Pero todos sabemos que la teoría se vuelve compleja cuando intentamos algo por primera vez. Hay quien gira y se queda en el mismo sitio, otros que salen completamente desorientados, otros que ni siquiera pueden impulsarse con la pared y los que tras salvar ‘in extremis’ la espalda se impulsan con un pie saliendo despedidos contra la corchera.

Por ello es importante seguir unas pautas de aprendizaje básicas que nos ayuden a saber movernos en el agua de formas distintas a el simple gesto de nadar a crol:

  1. Dar volteretas hacia delante y hacia atrás, sobre el eje transversal del cuerpo, tomando conciencia del movimiento de nuestras manos. Y si giramos sobre una pelota, ¿qué tal sale?
  2. Lo mismo sobre el eje longitudinal del cuerpo. En realidad sería pasar de crol a espalda y viceversa.
  3. Nadar crol normal pero en la mitad de la piscina dar un giro hacia delante sobre el eje transversal del cuerpo y agrupados. Según acabamos el giro buscar con la mirada la pared de enfrente y seguir nadando en la misma dirección y sentido.
  4. Misma idea que en el ejercicio anterior, pero ahora será el entrenador el que con una señal acústica marcará el momento del giro. Por tanto ya introducimos otro aspecto: tengo que estar atento a algo ajeno a mí: a un ‘silbidito’. Esto mismo se complica si la señal es visual
  5. Ejercicios anteriores con las piernas extendidas.
  6. Ejercicios 3 y 4 pero tras el giro nadar hacia atrás a espalda. Por tanto todos en la calle nadan en sentido contrario. Este último ejercicio es muy divertido, pero todo los que participan deben estar muy atentos para que no existan colisiones indeseadas.

Técnica del volteo

1. Antes de hacer el giro piensa en la velocidad de desplazamiento para coordinarlo con el momento de giro.

2. Para ajustar el contacto con la pared ten en cuenta las referencias visuales que nos da la cruz del fondo de la piscina.

3. Comienza el volteo al pasar por encima de la cruz del suelo y coloca los pies en la cruz de la pared.

4. Si estás bien colocado podrás salir con la profundidad óptima de giro para impulsarte. ¡Practícalo hasta que salga!

5. Ayuda al impulso de las piernas con encadenamiento de piernas, tronco y brazos

Fuente: http://www.triatlonweb.es/entrenamiento/natacion/articulo/aprende-voltear

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s