Raciones recomendadas (II)

Dieta mediterránea

Los beneficios que se derivan de seguir una dieta mediterránea proceden, básicamente, de la adecuada combinación de los alimentos y, por tanto, de los nutrientes en ellos contenidos.

La dieta mediterránea implica un bajo aporte de ácidos grasos saturados, colesterol y ácidos grasos de tipo trans versus un alto aporte en ácidos grasos monoinsaturados, presentes en el aceite de oliva.

Éste ayuda a controlar las concentraciones de colesterol plasmático y proporciona efectos beneficiosos en la prevención de enfermedades cardiovasculares. De igual manera, el consumo habitual de pescado, especialmente el pescado azul, aporta ácidos grasos poliinsaturados omega-3 que también contribuyen en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

El consumo abundante de alimentos de origen vegetal (frutas y verduras frescas, hortalizas, legumbres) supone un aporte importante de antioxidantes y de fibra.

Finalmente, el consumo moderado de vino puede aportar antioxidantes que parecen tener un efecto cardioprotector, a pesar de que las recomendaciones en este sentido insisten en la moderación.

1545848_10203048858482256_1964390517_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s